• enero 27, 2023

Gato Pardo

Los problemas del país son los de siempre: inseguridad, corrupción e impunidad. De hecho, ahora son más graves y se extienden a casi la totalidad de los indicadores económico-sociales. La mala educación, la pésima atención de la salud, la disminuida inversión y la pobreza creciente están llegando a niveles alarmantes. La razón es una: México es un país en donde el cumplimiento de la ley es una conducta anormal y de excepción.

Sumemos a esa mezcla los continuos ataques a la normalidad democrática y a la forma en que una ciudadanía de muy baja intensidad actúa como súbditos del poderoso en turno y aceptan sin cuestionar, cualquier despropósito que les sea anunciado, inclusive lo celebran y en su borreguismo atávico lo aplauden. No importa que esas ocurrencias o posturas  por más descabelladas que sean tengan efectos negativos para el País.

Además la crisis de los partidos que se vive desde hace mucho tiempo en México, sumado a la forma permisiva de muchos mexicanos que dejan hacer y dejan pasar casi todo, actualiza una situación que no se veía desde hace muchos años, en la que la división de poderes vuelve a no ser el contrapeso ante tanta ocurrencia y peor aún, ante tanta violación al estado de derecho, particularmente por quienes tienen la obligación jurada de protegerlo.

Y hablando de partidos políticos, el escándalo generado por el presidente del PRI Alejandro Moreno, alias “Alito”, resalta nuevamente que el anti-partidismo que practicamos muchos, está perfectamente justificado y diría yo ganado a pulso por el inmenso cinismo de este dirigente, que no niega su pasado y que confirma con esos audios la conducta de este tipo de políticos impresentables. Por cierto, no ha sido el único audio que ha evidenciado la forma cínica e ilegal de ejercer el poder, con absoluta impunidad, sin responsabilidad, sin consecuencias.

Sera tal vez por eso que la clase gobernante le apuesta a no mejorar la educación y con ello el acceso a la cultura de las mayorías, porque  un pueblo educado no permitiría la existencia de esta élite que nos gobierna.

Solo dicen que hay un cambio, que ya no es como antes, pero todo esta cambiando para seguir igual o peor.

Por cierto que la corrupción de los priistas ha sido una constante histórica que ahora sí parece tener al PRI al borde de la extinción, pero, existen estadísticas que aseguran que las noticias de este tipo solo duran tres días en la prensa y pasados esos días el periódico sólo sirve “para matar moscas”. Sera por ello que no les hace nada un escándalo aunque sea del tamaño que sea, de ahí que estos obscenos personajes que se han caracterizado por su grotesca impunidad le apuestan al olvido que por lo visto es efímero.

En todas las sociedades existe corrupción, eso es cierto, pero hay proporciones, formas y modos de practicarla y aquí nuestros políticos si son campeones mundiales, ¡que no quede duda!

Transitorio.- A un año de que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos FAA, redujo a categoría 2 la calificación para México, por no haber resuelto todos los riesgos a la seguridad de nuestras operaciones aeronáuticas, todo parece indicar que seguiremos anclados en esa condición degradada que afecta gravemente a muchas actividades, pero particularmente al turismo. Por lo pronto que viva Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Por Carlos Román.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *